Abierto por Vacaciones

Mascarillas y Audición

Inconvenientes auditivos por el uso de mascarilla

Las mascarillas se han convertido en un elemento imprescindible de cara a protegerse contra el coronavirus. Últimamente en las consultas, la mayoría de los pacientes, nos comunican que son una barrera más en la comunicación. El hecho de que impidan leer los labios crea inseguridad en nuestros pacientes y puede provocar su aislamiento social.

Las personas con pérdida auditiva, se enfrentan a un reto importante cada vez que intentan escuchar y entender a una persona con mascarilla. Básicamente, hablar con la boca tapada tiene dos consecuencias ineludibles, también a los que escuchamos bien, puede afectarnos en lugares ruidosos.

En los casos en los que la pérdida auditiva es de menor grado, la lectura, no solo labial, sino de toda la expresión facial, se realiza de una forma menos consciente, hasta el punto de que en ocasiones estos pacientes utilizan expresiones como «entiendo mejor cuando hay buena luz», o «entiendo mejor los telediarios o los programas en español que las películas americanas dobladas», sin apercibirse de que realmente mirar a la persona que habla les resulta útil; de hecho, es muy probable que si se les pregunta si saben leer los labios contesten que no. En segundo lugar, la voz procedente de un hablante con mascarilla se percibe atenuada y distorsionada en cierta medida.

Además, para evitar posibles extravíos de prótesis auditivas, recomendamos el uso de las mascarillas de cintas que puedan atarse en la parte posterior de la cabeza en lugar de goma elástica, para evitar la presión que interfiere con la colocación del audífono en la zona retroauricular e incluso deforma, en ocasiones, la cavidad intrauricular.

Hay una reflexión de la señora Keller:


«Entre no ver y no oír sin ninguna duda es mucho peor no oír, pues no ver te incomunica con los objetos, pero no oír te incomunica con las personas, y eso te convierte en un objeto».

¿Sabías que la pérdida de audición está asociada, con una mayor tasa de deterioro cognitivo en nuestros adultos mayores?

CRÓNICA DE LA COVID 19 EN NUESTROS CENTROS DE TRABAJO

El pasado 13 de Marzo, se decretó el Estado de Alarma en nuestro país debido a la pandemia originada por el virus Covid-19.

Las primeras medidas que se implantaron fueron, reorganizar nuestras instalaciones de acuerdo con la normativa vigente, estableciendo los protocolos recomendados: distancia de seguridad, higiene personal, así como medidas de organización que velaran por la salud de los pacientes y nuestro equipo profesional.

De todos es sabido, las dificultades de suministro de material de protección habidas en las primeras semanas de crisis, que afortunadamente pudimos solucionar y las constantes noticias y regulaciones que iban apareciendo a medida que avanzaban los días.

Desde el primer momento tuvimos claro, que nuestro centro pertenecía al grupo de empresas y servicios esenciales como profesión sanitaria que somos, y por ello establecimos unos grupos de trabajo que en turnos rotatorios y en un horario reducido por cuestiones de movilidad, proporcionaran la garantía a nuestros pacientes, de que pasara lo que pasara y dada la gravedad de la situación, intentaríamos dar una solución a su problema o necesidad.

Lógicamente se decidió posponer todas las visitas programadas que no fueran estrictamente urgentes, así como seguir atendiendo en lo posible aquellas motivadas por averías y mantenimiento. Aunque el volumen de trabajo descendió notoriamente durante el estado de alarma, se atendieron un número importante de llamadas, especialmente de suministro de baterías, repuestos e incidencias técnicas, muchas de ellas, de pacientes de otros centros que por motivo del confinamiento les impedía tener dicho servicio de asistencia.

La respuesta de una empresa como Centro Auditivo Virgen del Prado ha estado a la altura de estas exigencias y ha sido de compromiso hacia nuestros pacientes, muchos de ellos nos han mostrado su agradecimiento.

Durante el transcurso de casi diez semanas hemos vivido diferentes situaciones, unas difíciles, otras tristes como el fallecimiento de pacientes, incluso de algunos a los que había visitado personalmente justo antes de la pandemia. Pero hemos tenido también momentos reconfortantes por poder solucionar problemas de personas de avanzada edad angustiados por alguna incidencia con su audición. Todo esto, dentro de un entorno complejo en una ”fantasmagórica” ciudad como Madrid y otras localidades.

Surgieron muchas buenas iniciativas: fabricar mascarillas especiales para facilitar la labiolectura, confección de “salvaorejas” de cartón, para evitar perder el audífono con el uso de la mascarilla etc…

El pasado día 1 de Junio, volvimos a la “nueva normalidad” y poco a poco se fue restableciendo la agenda de trabajo, manteniendo al día todas las revisiones pendientes en la pandemia, eso sí, manteniendo unas medidas de seguridad, que sin duda nos van a tener que acompañar durante bastantes meses. A día de hoy, ya en la segunda quincena de Julio, puedo decir que la “normalidad” ya es plena.

Gracias a todo el equipo de Centro Auditivo Virgen del Prado por su implicación, y también a nuestros pacientes por su confianza.

Sabes lo que pasa si te quedas en un lugar totalmente silencioso?

La Cámara Anecoica

El compositor e investigador John Cage mostró que el silencio absoluto no existe en el planeta Tierra, pues comprobó que, por más que se aislara, terminaba escuchando los sonidos que emitía su propio cuerpo.

Esto es lo que sucede dentro de una cámara anecoica. Primero, tus oídos se adaptarán al silencio.

Poco después, en efecto, comenzarás a escuchar el latido del corazón, centrarás la atención en tu respiración e incluso llegarás a escuchar un gorgoteo en tu estómago.

Más tarde, tratarás de levantarte y caminar, pero perderás el equilibrio, pues nos guiamos a través del sonido y, al no haber, perderás la capacidad de desplazarte.

Por fin, te vas a sentar y no podrás mantenerte así más de 15 minutos, pues al no existir estímulos auditivos externos (solo los de tu propio cuerpo), el cerebro comenzará a confundirse y a crear ” sonidos ” propios.

Treinta minutos después, vas a empezar a tener alucinaciones y a delirar

¿Cuál es la causa de la pérdida de audición?

Algunas posibilidades son:• Herencia • Enfermedades como las infecciones de oído y la meningitis • Trauma • Algunas medicinas • Exponerse mucho tiempo a ruidos fuertes • El paso del tiempo.

Existen dos tipos principales de pérdida de audición. Uno ocurre cuando hay una lesión en el oído interno o en el nervio auditivo. Este tipo es permanente. El otro tipo ocurre cuando el sonido no puede llegar al oído interno. Eso puede producirse por acumulación de cera o líquido o por la perforación del tímpano. Cuando los problemas auditivos no se tratan, pueden empeorar. Si tiene problemas con su audición, debe buscar ayuda, y para eso estamos aquí nosotros www.clinicaauditiva.com

¿POR QUÉ CAMBIA LA VOZ DE LAS PERSONAS QUE OYEN MAL?

Los cambios en la voz de las personas que oyen mal dependen de la antigüedad de la disminución de la audición.Si se trata de una disminución de la audición reciente, el individuo no se oye al hablar y, por lo tanto, lo hará más alto. Sin duda, la audición desempeña un papel clave en la regulación de la intensidad del sonido emitido durante el acto del habla.Si la disminución de la audición es más antigua, contemporánea a la adquisición del lenguaje, las palabras se oirán mal y, por lo tanto, se repetirán mal, deformadas y a veces con un tono un poco chillón.

También en esos casos, la audición desempeña un papel clave en la regulación de entonación de las palabras.En último lugar, en los casos de sordera severa o de nacimiento, la persona que nunca haya oído nada no puede repetir nada y, por lo tanto, es muda o emite sonidos de difícil compresión para las personas que no son de su entorno directo.

Todo esto sirve para ilustrar claramente las relaciones entre la palabra y la audición: una persona no es sorda y muda, sino que es muda porque es sorda.

Ventanas hacia exterior de nuestro cuerpo

Por eso es tan importante cuidarlos desde edades tempranas, así como seguir las revisiones recomendadas y no someternos a ruidos intensos. De este modo evitaremos problemas auditivos e infecciones, consideradas la segunda causa de pérdida de la audición.

Los oídos son la ventana que nos descubre la banda sonora de nuestra vida.

En Centro Auditivo Virgen del Prado, te recomendamos algunas medidas de prevención:

  • Reduce el número de aparatos sonoros que funcionan al mismo tiempo e intenta tenerlos siempre a un volumen bajo.
  • No uses reproductores de música durante más de una hora al día y mantén el volumen por debajo del 60%.
  • Utiliza protección auditiva si trabajas con equipos ruidosos.
  • Sé especialmente cuidadoso con tus oídos cuando se presenten catarros, gripes o infecciones, ya que pueden causar pérdida auditiva.
  • Usa tapones y sécate los oídos después de cada baño y en la piscina; así evitarás la humedad en el conducto auditivo y posibles problemas.
  • No introduzcas objetos en tus oídos, ni siquiera los bastoncillos de algodón, ya que puedes dañar la membrana y el interior, y provocar tapones.

Si detectas retrasos en el aprendizaje o en el habla en niños, conviene identificar posibles problemas auditivos.

Visítanos cuando notes molestias en los oídos, evita automedicarte y sométete a tests auditivos preventivos, sobre todo si tienes antecedentes familiares de enfermedades degenerativas.

Es recomendable pasar una revisión auditiva si tienes 50 años o más, ya que a esta edad se empieza a presentar la pérdida auditiva por el efecto de la edad.

CORONAVIRUS Y AUDICIÓN

Según un estudio publicado en la Revista Americana de Otorrinolaringología, se han hallado diferencias en la sensibilidad auditiva en altas frecuencias (6000-8000 Hz) y en los umbrales de otoemisiones acústicas evocadas transitorias (OEA-t) entre un grupo control y un grupo de personas que habían padecido COVID-19 de forma asintomática.

Una revisión al año no hace daño.

No hay que temer a las visitas al Audiologo. En Centro Auditivo Virgen del Prado recomendamos acudir a nuestras consultas desde que se percibe que se oye menos que antes. Una visita a tiempo puede evitar problemas futuros.

La pérdida auditiva no es el único fenómeno relacionado con la exposición al ruido. Los vértigos también tienen mucho que ver. “En el equilibrio interviene la vista, el oído y el sistema nervioso”. Por eso remarcamos la importancia de acudir a nuestros gabinetes si se percibe algún problema en los oídos.