Cómo sacar el agua de tus oídos en la playa y piscina

Nos ha quedado claro que intentar meter los dedos o unos bastoncillos de algodón es una mala idea para intentar extraer el agua atrapada en nuestros oídos. El motivo, además de que podemos dañar la piel interna, es que lo único que conseguiremos será llevar a más profundidad el agua, haciéndose más difícil de sacar.

 En este caso, la mejor opción para drenar nuestros oídos de forma segura es recurrir a un sencillo ejercicio de vacío con nuestras manos. Para ello, inclina la cabeza del lado del oído que tiene el agua y apoya la palma de la mano sobre la oreja, ahuecándola y formando un sello hermético. Realiza así varios movimientos rápidos y suaves con la mano hasta que notes cómo cae el agua.

 Otra forma de intentar sacar el agua es dar suaves tirones al lóbulo de la oreja, hacia detrás y hacia abajo, porque puede mover el cartílago del canal auditivo y permitiendo la salida del agua. De hecho, es una práctica habitual en otorrinolaringología para examinar los oídos y la membrana timpánica, al abrirse el canal auditivo de forma sencilla.

 Cualquiera de estas dos opciones serán las más fáciles de acometer y las más cómodas, aunque podemos también recurrir a algo más de técnica, como podría ser utilizar un secador de pelo a baja potencia y en modo frío para ‘secar’ nuestros conductos auditivos, aunque el sonido generado por el aparato no es lo más recomendable para la salud auditiva.

Qué es la otitis externa u oído de nadador

El agua que nuestro oído retiene después de nadar crea un ambiente húmedo interno, propicio para el desarrollo y florecimiento de bacterias. Se produce así una infección en el conducto auditivo externo, que une el tímpano con la parte externa de la cabeza, y que puede ser aguda, cuando se produce de forma puntual, o cronificarse, aunque este caso es más excepcional.

La causa más frecuente de su aparición es una invasión bacteriana en la piel interior del conducto auditivo, una zona especialmente delicada y fina, donde la infección prolifera con facilidad, sobre todo si cometemos el error de utilizar bastoncillos de algodón o los propios dedos para intentar sacar el agua allí acumulada.

Evidentemente, cuanto más sucia y cargada de posibles bacterias esté un agua de baño (desde piscinas a playas, pasando por embalses, lagos o piscinas naturales), más susceptible serán nuestros oídos de enfermar, por lo que saber en qué tipo de agua nos sumergimos es una buena forma de prevenir la aparición de la otitis externa.

Además de esta entrada de agua, otras causas habituales del oído de nadador son rascarse el oído, tanto externa como internamente, ya que podemos levantar esa piel o añadir bacterias y patógenos que tengamos en nuestros dedos y uñas, o el simple hecho de tener algo atascado algo en los conductos auditivos. Por este motivo, a veces intentar limpiar el cerumen con hisopos de algodón o con objetos pequeños puede resultar perjudicial, al dañar esa fina piel que lo protege.

La sintomatología, la cual es motivo de acudir a una consulta médica, es la misma que la del resto de otitis habituales. Hablamos de secreciones, generalmente de colores amarillos o amarillentos; dolor de oído; pérdida temporal de la audición, y sensación de picazón en el oído, tanto externo como en el pabellón auditivo. Por fortuna, con un diagnóstico a tiempo, la otitis externa es subsanable con ciertos tratamientos médicos, siempre prescritos, como los antibióticos, los analgésicos y corticoesteroides en algunos casos.

Verano y agua en oídos



Nadie se escapa de que el agua de piscina o playa entre en sus oídos durante este verano. Un mal menor que, sin embargo, afecta con más frecuencia a los menores de edad y que se produce de forma inesperada.

Una mínima cantidad de agua, dejada sin control dentro de nuestro oído externo, puede desembocar en una otitis, una de las otitis más habituales del verano junto a la conjuntivitis o la gastroenteritis. Es lo que se denominada también otitis externa u oído del nadador, una patología común y generalmente leve, que afecta por igual a menores y adultos, como consecuencia del agua que se retiene en nuestros canales auditivos.

El nombre, como podemos imaginar, deriva de ser una afección común en nadadores, del mismo modo que conocemos otras patologías ligadas al deporte como el codo de tenista o el codo de golfista. Lógicamente, no hace falta ser profesional de ninguno de estos para que lo padezcamos, y menos aún el oído de nadador, que aparece con facilidad en verano.

El sonido del silencio

El silencio es la ausencia total del sonido. También significa abstención de hablar, en el ámbito de la comunicación humana. … El silencio ayuda en pausas reflexivas que sirven para tener más claridad de los actos. El silencio es igual de importante que el sonido, porque sin sonido no se podrían hacer silencios.

Sonido sin pilas

EL nuevo sonido, ha sido cuidadosamente diseñado por dentro y por fuera para ofrecerle una experiencia auditiva que mejora la vida vaya donde vaya. Con conectividad Bluetooth, una fácil personalización, optimización automática del sonido y batería recargable de ion litio, continuamos con nuestro legado de innovación en el diseño

OÍDO Y EQUILIBRIO


La función que comúnmente se asocia al oído entrañen problemas que guarden relación: falta de audición y acúfenos, por ejemplo. Pero también hay otros el vértigo y los trastornos del equilibrio. Ello se debe a que en el término oído se engloban diferentes órganos sensoriales: uno, el de la audición, y otro, el que participa en la función del equilibrio. Ambos están juntos y por lo tanto, cuentan con las mismas posibilidades de contraer una enfermedad. En cierto modo, ambos órganos son prolongaciones del cerebro, con propósito informativo en relación con el medio o hacia él.

LAVADO DE OÍDO

El cerumen protege nuestro oído, un lavado puede estar indicado en algunos casos de tapón de cerumen o de cuerpo extraño, como, por ejemplo, un trozo de plástico, en el caso de un niño. De hecho, las maniobras inoportunas pueden provocar el efecto contrario y hundir todavía más el tapón o el objeto extraño.

¿CÓMO DETECTAR UN PROBLEMA DE AUDICIÓN EN LOS NIÑOS?

Las señales de alarma varían según la edad:

– En los recién nacidos y lactantes, observamos que no reaccionan ante los ruidos fuertes: no hay movilidad ocular, ni paro e inicio de llantos, ni modificación del ritmo respiratorio, ni giran la cabeza hacia el lado del que procede el ruido, ni dejan de parlotear a partir del sexto mes;

– En una fase más tardía, los signos serán el retraso en la aparición del lenguaje o un lenguaje de mala calidad con palabras mal repetidas. Si la disminución de audición es secundaria, los padres podrán apreciar que el niño habla alto o que hay que repetirle lo que se le dice incluso cuando le interesa.

– Desde que nacen se puede explorar la audición. Dependiendo de la edad del niño, las técnicas que se utilizarán serán diferentes, y los resultados, en cualquier de los casos, serán precisos.

Los problemas auditivos duplican el riesgo de sufrir caídas y lesiones



Una de cada tres personas mayores de 65 años padecen algún tipo de pérdida auditiva discapacitante y, en 2050, se espera que más del 15% de la población española sea mayor de 80 años.
Un informe elaborado por un comité de especialistas otorrinolaringólogos focalizados en la salud auditiva, ha revelado una relación directa entre los problemas de audición y el índice de caídas, poniendo una especial atención en las personas mayores, que son las más susceptibles a sufrir este tipo de accidentes.