La justicia reconoce como enfermedad profesional la hipoacusia por ruido de una trabajadora de un comedor escolar

Una sentencia judicial dictada en Bilbao ha reconocido como enfermedad profesional la pérdida de audición de una trabajadora de un comedor escolar, al estar causada por el exceso de ruido ambiente continuado durante años, según ha difundido el sindicato CCOO afectada ha recibido una indemnización de 1.800 euros en concepto de daños y perjuicios.