Lo barato sale caro

El dicho “lo barato sale caro” significa que aquellas personas que optan por lo más económico sin tomar en cuenta la calidad, acaban por gastar más de la cuenta.

El refrán enseña que antes de ejecutar un intercambio comercial, sea de un producto o de un servicio, debemos primero garantizar la calidad, ya que por el contrario se sufren consecuencias económicas y otras colaterales.

De esta manera, el refrán contrapone dos valores: calidad versus economía. Los productos sin calidad se deterioran rápidamente o causan problemas colaterales que generan gastos extras.

Muchas veces, la persona se ve obligada a volver a comprar el artículo dañado y acaba por exceder su presupuesto. En otras ocasiones, debe invertir dinero en resolver problemas adicionales ocasionados por un mal producto o servicio.

Por ejemplo, unos zapatos baratos de mala calidad, además de romperse rápidamente, causan problemas en la pisada y muchas veces obligan a acudir al médico especialista. El costo acaba por ser mayor y más complejo.

Y esto en www.clinicaauditiva.com lo extrapolamos a los audífonos.